Agua para lavarnos las manos / Ser Honrados

  Copy


More Options: Make a Folding Card




Storyboard Description

This storyboard does not have a description.

Storyboard Text

  • Matarle un hijo a Dios... ¿Saben ustedes lo que es un hijo de Dios?. Si ustedes me matan... ¿con qué se van a lavar las manos después? No hay nada con qué lavarse las manos después de haber asesinado a un hombre. Aunque se laven con toda el agua del mar. Aunque se laven con agua de luceros, o con agua de lágrimas, no van a poderse limpiar las manos cuando salgan de aquí.
  • Ahora sí, ya que me escucharon, pueden matarme... Yo no tiemblo para morir, porque estoy en gracia de Dios... Pero apelo a Dios, y Él me vengará. Y caerá sobre ustedes mi sangre. ¡Vayan después a lavarse las manos!
  • Ahora sí, ya que me escucharon, pueden matarme... Yo no tiemblo para morir, porque estoy en gracia de Dios... Pero apelo a Dios, y Él me vengará. Y caerá sobre ustedes mi sangre. ¡Vayan después a lavarse las manos!
  • ¿No son ustedes católicos? ¿No van a misa los domingos? ¡Allá yo los he visto! ¿No se nos ha dicho muchas veces que somos hermanos unos de otros, y que somos hijos de Dios? Entonces... ¿Por qué van a matar a un hijo de Dios?
  • Además, no tienen ustedes, HONRADEZ, en el mundo no hay lugar para los corruptos, asesinos, etc. Demos buen ejemplo de nuestra religión sabiendo aprovechar lo que dios nos regalo con mucho AMOR, no solo a nosotros sino al prójimo y al mundo. 
  • Gracias por sus palabras , nos llegaron al alma.
  • No amigo, no lo vamos a matar. Perdónenos . Nunca habíamos oído decir con ese acento: "Matar a un hombre, matar a un cristiano, matar a un hermano". Si nos lo hubieran dicho antes, no tendríamos las manos manchadas, como usted dice, que no se van a poder limpiar ni con toda el agua del mar, ni con agua de luceros, ni con agua de lágrimas.
  • Por la noche, en una casita campesina, vivía un agricultor con su familia. Cuando tocaron a la puerta 3 enruanados que venían a matarlo. Sin embargo, él lo presintió y les habló con voz baja, firme y con la palabra de Dios. Comenzó agregando:
  • Los tres "enruanados" habían escuchado en silencio a aquel hombre. No sabían ellos mismos por qué habían soportado sus palabras. Se sintieron dominados por ese campesino, que hablaba sin que le temblara la voz antes de morir. 
  •  El padre cura nos dijo también que lo que los hombres no pueden perdonar, lo puede perdonar Dios. Quedamos hermanos. Nadie sabrá lo que ha pasado esta noche aquí. ¿Quieren que les hagamos un cafecito?. - No gracias. Lo que quisiéramos es agua, ¡para lavarnos las manos!
More Storyboards By julyp17
Explore Our Articles and Examples

Try Our Other Websites!

Photos for Class – Search for School-Safe, Creative Commons Photos! (It Even Cites for You!)
Quick Rubric – Easily Make and Share Great Looking Rubrics!