1
Updated: 8/10/2020
1

Storyboard Text

  • ¿Qué te ha pasado? ¿Dónde has estado? ¿Te encuentras mal?
  • Estoy cansado
  • Su padre salió de la sala de estar en camiseta, con el periódico en la mano.
  • ¿Para qué vas allí, Bub? ¿Qué te llevas entre manos?
  • ¿Qué pasa?
  • Ha visitado a esa vieja. ¿No te das cuenta? Siempre viene hecho un cromo después de visitarla
  • Fíjate en él. ¿Qué has estado haciendo, Bubber?
  • No me importa la cantidad de galletas que te dé. ¡Vuelves a casa demasiado cansado! Se acabó. ¿Me has oído?
  • Escúchame, Bub. No quiero que vuelvas a ir a casa de esa vieja loca. ¿Me has oído?
  • Le da galletas. Ya sabes cómo es en lo referente a comer. Haría cualquier cosa por una bandeja de galletas
  • Bubber clavó la vista en el suelo y se apoyó en la puerta. Su corazón, agotado, latía violentamente.
  • Puedes volver una vez más, pero sólo una. Le dices que no puedes volver nunca más. Díselo con educación. Ahora, ve arriba y lávate
  • Le prometí que volvería
  • Será mejor que se acueste después de cenar. No me gusta. No quiero que vuelva más allí. Esa vieja es un poco extraña
  • Bueno, será la última vez
  • El miércoles amaneció soleado. Bubber paseaba con las manos en los bolsillos. Se detuvo frente a una tienda, mirando fijamente como una mujer bebía un gran batido de chocolate. Al verlo, a Bubber se le hizo agua la boca. Eso bastó para decidirle. Continuó su camino.