Eufemia

Eufemia

Storyboard Text

  • Es la hora del desayuno, Eufemia le da un trago a su botella de tequila. Después de colocar junto a la Remington una cartulina con el precio de la cuartilla , prefiere señalar el letrero que hablar con la gente, nunca le ha gustado hablar con la gente.Ella era muy buena para la redacción.
  • Una carta por favor, es para mi novio llamado Lencho, y quiero decirle que lo extraño.
  • Mm, está bien, iniciaremos con Querido Lencho
  • cartas a $500
  • Eufemia, yo puedo pagarte la inscripción, igual te prestaré una Remington para que puedas escribir ahí
  • Muchas gracias! Practicaré todas las noches para ser la mejor en la carrera!
  • Quisiera estudiar para secretaria y vestirme bien, pero solo soy una criada.
  • Estuvo practicando mucho su escritura, en su primer año de carrera, obtuvo las mejores calificaciones, y era muy dedicada. Hasta que un día la Remington se descompuso, y el terrible reparador tardó tres días en ir a revisarla
  • Hola buen día, por favorcito cuelgue esto en una percha para que no se arrugue. Y no me vea tanto chula que me pongo nervioso.
  • es bueno en su trabajo pero, ¡QUÉ SE CREE ESTE IMBÉCIL!
  • se ve bien vestido, eso me causa una buena impresión, pero agh se tardó años en subir
  • Está bien mi reina, pero de todas formas voy a venir a verte.
  • Que raro, usted tan guapa y sin novio.
  • Y usted tiene novio?
  • Eso a usted no le importa, y para su información no lo tengo ni quiero tenerlo.
  • Lárguese ya o le diré a la señora.
  • Doña Matilde la felicitaba por sus calificaciones, decía enfrente de las visitas que ojalá sus hijos hubieran salido tan estudiosos, pero a solas le reprochaba que por culpa de la escuela ya no trabajara como antes.
  • Pues ahora trabajaré 16 horas, para no decepcionarla, igual sin descuidar mis estudios seré un poco más estricta conmigo misma.¡No puedo olvidar que Jesús realmente vino a visitarme!
  • Ella en donde vivía tenía muchas amigas, pero en la capital ella estaba completamente sola, tenía una amiga pero, no era la mejor influencia. Un domingo, cuando llevaba semanas de vivir en completo aislamiento, descubrió que después de hacer la tarea le sobraban ganas de seguir tecleando. Escribió lo primero que se le vino a la cabeza: palabras mezcladas con garabatos gráficos, versos de canciones, groserías, números kilométricos. Hasta descomponer la máquina.
  • sángrate los dedos en tu cuartito de azotea, mensa, tonta, sin personalidad...
Over 25 Million Storyboards Created
Storyboard That Family