Evolución de las serpientes
Updated: 2/16/2021
Evolución de las serpientes

Storyboard Text

  • En un principio las serpientes eran muy parecidas a los lagartos acuáticos, habitaban en lagos, tenían cuatro patas y eran bastante grandes de tamaño.
  • Poco a poco, tras varias generaciones de selección natural, salieron del agua, aquí ocurre un cambio de hábitat y también ellas se convierten en presas para otros seres vivos como los dinosaurios, ya que de esto hace unos 150 millones de años.
  • Las serpientes en tierra no tenían qué comer y por eso también se produjo una reducción de tamaño, ya que tenían la energía justa para sobrevivir. De aquí viene que empezaran a no tener patas, ya que era mucho más fácil cazar a sus presas porque podían deslizarse entre las rocas, introducirse en grietas o trepar árboles.
  • Debido a los entornos y al medio ambiente, surgieron distintas especies, por lo que según el hábitat de cada una empezaron a tener diferentes colores para camuflarse.
  • También, después de miles de años surgieron de las ya evolucionadas serpientes terrestres, las serpientes marinas debido a su entorno, aunque también podían moverse en tierra, la mayoría estaban mucho más preparadas para habitar totalmente en el agua y se alimentaban de peces o anguilas. Esta especie sigue existiendo hoy en día.
  • Actualmente ninguna serpiente tiene patas, excepto las menos evolucionadas: la boa y la pitón, que tienen rudimentos de extremidades posteriores. Pero todas las demás han evolucionado con los millones de años de selección natural, ya que sin patas, tienen un esqueleto muy flexible para poder adentrarse en las superficies y estrangular a sus presas junto con su veneno para herirlas o incluso matarlas y color diferente para camuflarse y esconderse.