LA CRUZ DEL DIABLO
Updated: 2/13/2021
LA CRUZ DEL DIABLO

Storyboard Description

LA CRUZ DEL DIABLO

Storyboard Text

  • Que lo crea o no, me importa bien poco.Mi abuelo se lo narró a mi padre;mi padre me lo ha referido a mí,y yo te lo cuento ahora,siquiera no sea más que por pasar el rato.
  • LA CRUZ DEL DIABLOAutor: Gustavo Adolfo Bécquer
  • Explícame por qué se llama así
  • Mientras un extranjero murmuraba una oración frente a una cruz de hierro sobre una base de mármol, un guía se acerca presuroso y asustado
  • Por lo más sagrado que tenga, aléjese de esa cruz porque está maldita. La llaman la cruz del diablo
  • Al llegar a la población el guía cuenta la historia de la cruz del diablo ante varios curiosos.
  • Hace mucho tiempo, cuando nuestros reyes eran condes y las villas y aldeas pertenecían en feudos a ciertos señores que a su vez prestaban homenaje a otros más poderosos cuando sucedió lo que voy a contar...
  • Dicho personaje era detestado por sus vasallos porque era muy cruel, ya que ahorcaba a sus súbditos y tenía malas cualidades. Un día se aburrió de vivir solo con su mal humor y sus ballesteros en lo alto de la roca en que sus antepasados colgaron su nido de piedra.
  • En aquel tiempo, esta villa y otras pertenecían a un noble varón cuyo castillo señorial se levantó por muchos siglos sobre la cresta de un peñasco que baña el río Segre, del cual toma su nombre...
  • allegó cuanto dinero pudo, redimió a sus pueblos del señorío, mediante una gruesa cantidad, y no conservando de propiedad suya más que el peñón del Segre y las cuatro torres del castillo, herencia de sus padres, desapareció de lanoche a la mañana por 3 años.
  • Con objeto de purgar sus culpas se unió a los cristianos para conquistar el sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo
  • Un día el temido señor apareció en carne y hueso, en mitad de sus antiguos vasallos. regresó más malo, con una media docena de aventureros tan desalmados como él
  • Prenderé fuego a mis propiedades (heredades, alquerías y a mis mieses) y no obedeceré a las cartas-leyes de los condes soberanos. Ja, ja, ja