Crimen y castigo
Updated: 3/17/2021
Crimen y castigo

Storyboard Text

  • Raskolnikof miró en torno de él. Nadie. Seacercó a la puerta andando de puntillas, bajó los dos escalones que había en elumbral y llamó al portero con voz apagada. «No está. Pero no debe de andar muylejos, puesto que ha dejado la puerta abierta.» Se arrojó sobre el hacha (pues eraun hacha el brillante objeto), la sacó de debajo del banco, donde estaba entre dosleños, la colgó inmediatamente en el nudo corredizo, introdujo las manos en losbolsillos del gabán y salió de la garita.
  • No es mi inteligencia la que me ayuda, sino el diablo.
  • Ya en la calle, echó a andar tranquilamente, sin apresurarse, con objeto de no despertar sospechas. Apenas miraba a los transeúntes y, desde luego, no fijaba su vista en ninguno; su deseo era pasar lo más inadvertido posible. De súbito se acordó de que su sombrero atraía las miradas dela gente.
  • ¡Qué estúpido he sido! Anteayer tenía dinero: habría podido comprarme una gorra
  • Raskolnikof se dirigió a ella y se detuvo, con la mano en el corazón,como si quisiera frenar sus latidos. Aseguró el hacha en el nudo corredizo, aguzó el oído y empezó a subir, paso a paso sigilosamente. No había nadie. Las puertas estaban cerradas.
  • Pero al llegar al segundo piso, vio una abierta de par en par.Pertenecía a un departamento deshabitado, en el que trabajaban unos pintores. Estos hombres ni siquiera vieron a Raskolnikof.
  • Aunque hay dos pisos sobre éste, habría sido preferible que no estuvieran aquí esos hombres.
  • Continuó en seguida la ascensión y llegó al cuarto piso. Allí estaba la puerta de las habitaciones de la prestamista. Raskolnikof jadeaba. Estuvo un momento vacilando. Pero ni siquiera se dio respuesta a estapregunta. Aplicó el oído a la puerta y no oyó nada: en el departamento de AlenaIvanovna reinaba un silencio de muerte.
  • ¿No será mejor que me vaya?