Questions About Remote Learning? Click Here

Capítulo 3
Updated: 3/22/2020
Capítulo 3
This storyboard was created with StoryboardThat.com

Storyboard Text

  • Con respecto a mi nuevo amo, no había nadie más sagaz ni astuto que él pero tampoco nadie más egoísta. A mí me mataba de hambre y tuve que usar trucos pero él era muy sagaz. Quise beber de la jarra de vino fingiendo tener frío y me metía en sus rodillas y abrí un agujero en la jarra de modo que él como castigo soltó el vino sobre mí, me quebró los dientes.
  • No diréis, tío, que os lo bebo yo, porque no soltáis el jarro de la mano.
  • Me falta vino. ¿Lázaro has sido tú?
  • ¡AGHHHHHHH!
  • Salimos de Salamanca a tierras de Toledo, ya que decía que aquí la gente era más rica, y en un pueblo llamado Almorox el ciego mostró su astucia. Mi amo cogió un racimo de uvas y cogimos una él una yo para hacerlo a partes iguales pero descubrió otro de mis trucos de la forma más sagaz.
  • Lázaro, me has engañado. Juraré a Dios que tú has comido las uvas de tres en tres.
  • No las he comido así. Pero ¿por qué sospecháis eso?
  • ¿Sabes en qué veo que las comiste de tres en tres? En que yo las comía de dos en dos y tú callabas.
  • En un mesón de la villa de Escalona el ciego me dio una longaniza para que la asase y después me mandó por vino aproveche y le cambie la longaniza por un nabo y me la comí pero al volver me cogió y olió en mi boca. Acercó tanto su nariz que llegó a mi garganta y la longaniza fue devuelta a su dueño.
  • ¿No vengo de traeros el vino? Alguien que andaba por aquí habrá hecho esto para engañaros.
  • No, no, porque no he soltado el asador de la mano. No es posible.
  • Sus castigos hacia mí eran numerosos y sin razón alguna y si alguno le decía por qué me trataba mal, él contaba las historias de mis intentos por subsistir. Desde entonces quise mal al mal ciego.
  • ¿Acaso pensáis que este mozo mío es algún inocente? Pues oíd, a ver si el demonio es capaz de una hazaña igual.
  • ¡Vaya!, ¡quién iba a pensar que un muchacho tan pequeño es capaz de tal ruindad!
  • Castigadlo, castigadlo, que Dios os lo premiará.
  • Un día en el que pedíamos limosna comenzó a llover y el ciego pidió volver a la posada. se formó un arroyo fácil de cruzar con un salto y cerca vi un pedestal y ahí es donde vi mi oportunidad de librarme de mi amo.
  • Tío, este es el paso más estrecho del arroyo. ¡Vamos! Saltad todo lo que podáis, para que vengáis a parar a este lado del agua.
  • Se dio con la cabeza en el poste y cayó para atrás con la cabeza rota. Le dejé en poder de mucha gente que lo había ido a socorrer y di camino a Torrijos.
Over 13 Million Storyboards Created
Storyboard That Family