Belcebú 2

Updated: 8/18/2021
Belcebú 2

Storyboard Text

  • Claramente el lo primero que hizo fue hablar con sus padres, los convenció de que la mandaran a un convento (La Santa Enseñanza) en estos años de adolescencia para protegerla y que saliera hasta que estuviera casada.
  • En realidad era protección, en fin...el mismo invierno Enrique fue enviado a la corte, bajo la protección del príncipe Astigliano
  • ¡Eso es horrible!
  • Los condes de Landoira se quedaron solos, y dos o tres años después la cultura de la casa, retorno contraria a cómo era antes.
  • El "mando" de la familia se fue hacia la señor Juana, que empezó a derrochar dinero por todo, más lujos, emperifollada, totalmente cambiada, incluso tenía un consejero de vanidades; Justino, de hecho Doña Juana hizo uno que otro cambio en la moda del momento.
  • ¿A qué te refieres?
  • Bueno El Fray Diego siguió su corazonada y asumió que tenía que ser obra del italiano.
  • Después, incluso los servidores se burlaban del Conde, tan honesto marido que parecía el galán trasnochado de su mujer, y tiempo después las relaciones y amistades con Aristocracia de los condes empezaban a criticar a las Señora Juana, claramente esto provocaba escándalos
  • ¿Y qué paso con Fray Diego?
  • Si, si fue, y se llevo una gran sorpresa al ver tan rara la casa, y a Doña Juana tan cambiada, al igual que al Conde se veía demacrado, el fray estaba molesto, da a conocer su gran desagrado por Italia, y sospechas e María, la Reina muerta,
  • Bueno, El Fray Diego a procesarlo fue rápidamente a la iglesia a rezar, donde ocurrieron un para de sucesos muy extraños yen todos le venía a la cabeza "le caballero" Ronaldo.
  • ¿Y no fue con los Condes? Seria lo más razonable.
  • El Fray se quejo pues Colamba cumpliría 17 y no se había casado, creía fielmente que Juana estaba embrujada, y que Colomba se podía salvar, hablo el Fray y dijo que Rolando era un hechicero, pero no píoda ser encarcelado pues no había pruebas,
  • De repente empezaron a llegar noticias de París, cosas inhumanas ocurrían, y también en Estela, con los Laindoras más que nada, Juana.
  • ¿Ah, y qué paso?
  • ¡Y entonces...!Oh, se ha dormido.
  • Zzzzzz Zzzzzz