"EL BARCO BLANCO"

Updated: 6/16/2021
"EL BARCO BLANCO"

Storyboard Text

  • “El Barco Blanco.”
  • Bienvenido a bordo
  • Ammm... gracias jajaj
  • “El Barco Blanco.”
  •  La tierra de Zar, donde habitan todos los sueños y pensamientos, bellos y olvidados, de los hombres.
  • Valla de verdad que no lo sabia
  • “El Barco Blanco.”
  • En Thalarion, la ciudad de las mil maravillas, muchos entraron, ninguno regresó
  • El hombre que me había invitado me dio la bienvenida en un lenguaje suave; parecía conocerme bien. Y las horas se llenaron con las canciones suaves de los remeros, mientras nos deslizábamos dentro de un Sur dorado por el luciente brillo de esa suave luna llena.
  • “El Barco Blanco.”
  • Conforme nos acercábamos a la verde costa, el hombre barbado me contaba de esa tierra, cuando miré de nuevo sobre de las terrazas, comprobé que era cierto lo que decía; porque entre los paisajes que contemplaba estaban muchas de las cosas que vi, alguna vez, entre la niebla más allá del horizonte y en las fosforescentes profundidades del océano.
  • “El Barco Blanco.”
  • Valla que preciosura de ave
  • Ansiaba entrar en la fascinante y repulsiva ciudad. Y le supliqué al hombre barbado que me desembarcara en el muelle reluciente al que conduce el colosal puente tallado de Akariel; pero él, con gentileza, rechazó mi petición diciéndome:
  • “El Barco Blanco.”
  • Arribamos entonces a una agradable costa alegrada por radiantes árboles bajo el sol meridional y por nacientes flores que se extendían sobre el paisaje entero en hermosos vergeles de todos los colores.
  • La majestuosidad de la naturaleza
  • Así, el Barco Blanco siguió al ave celestial sobre tibios y benditos mares donde soplaban aromáticas brisas acariciadoras. Infatigables, navegamos días y noches. Y cuando la luna estaba llena, podíamos escuchar las suaves canciones de los remeros, tan dulces como habían sido aquella noche distante en que partí lejos de mi tierra natal.
  • !Esta ave nos guiara!
  •  A través de sus campos y ciudades esplendorosas pasean sus habitantes conforme a sus deseos; gente dotada de alegría pura y gracia sin límite. Durante los eones que ahí viví, he caminado feliz por los jardines donde asoman extrañas pagodas entre arbustos placenteros; donde capullos delicados cercan sus senderos.